inicio » articulos » Escribir para la web » Función de las palabras

Función de las palabras

01

julio

2008

La función de las palabras, tanto en forma escrita como oral, es la de informar, orientar o persuadir. Cuanto más nos acerquemos a esos fines, mejor vamos a llegar a nuestra audiencia.

Las palabras

Las palabras son el elemento central de cualquier web. Los visitantes (clientes, potenciales compradores, lectores) visitan nuestra web para obtener principalmente información y si queremos lograr el máximo provecho de ello, debemos tener en claro la función básica de las palabras: informar, orientar y persuadir.

Suena mi teléfono y una amable vendedora dice algo como “(...) Por pagar en término sus facturas ha sido seleccionado para adquirir el teléfono XXY – ZR3 a mitad de precio (...)” ¡Guau! Y a continuación la duda: ¿de qué me está hablando esta amable vendedora?

Informar

La venta telefónica de productos definitivamente es mala. En Internet, no tendríamos que dejar que nuestra web se pareciera a las ventas telefónicas.

Para informar adecuadamente –primera función de la palabra en internet-hay que poner atención en algunos principios básicos:

Orientar

Recordando que los visitantes no leen, sino que escanean las páginas de una web (su lectura no es secuencial, sino aleatoria) guiados por los elementos que le llaman la atención, llegamos a la segunda función de las palabras en la web: Orientar… ¿Cómo orientar mejor a nuestros visitantes? (Mucho mejor que la amable vendedora telefónica). Debemos prestar atención cuando redactamos algunas partes claves de nuestros textos para la web:

Persuadir

Persuadir, incitar a la acción, hacer que el visitante nos retenga en la mente, nos guarde en sus marcadores, nos compre un producto, se suscriba a nuestro boletín o simplemente nos envíe un correo… todo se resume en dos palabras: credibilidad y creatividad.

La credibilidad es uno de los factores más importantes para persuadir al visitante, para ello es primordial tener en cuenta:

La creatividad entra en juego cuando queremos incitar a la acción a nuestro visitante. Para ello lo más conveniente es hacernos un modelo de nuestro visitante objetivo. Ponerle un nombre ficticio, con ciertos atributos y características que pueda tener:

Luego, con el modelo en mente, escribir nuestro texto como si le habláramos a Pedro, pensando en sus intereses e inquietudes, es decir, poniéndonos en el lugar de Pedro.

En la anécdota que relato de la amable vendedora, luego de cortar la comunicación, lo único que me quedo claro fue que quería venderme algo, aparentemente un nuevo teléfono celular, el “XXY – ZR3” (o algo así)… vaya a saber uno qué será eso.

Informar, orientar, persuadir. Esas deben ser las funciones de las palabras en los textos de nuestra web.

Leonardo Lucchetti

artículos más leídos

indice

2007 DosAlfiles